¿Dónde trabajamos?

Nuestras actividades de campo se enfocan en las provincias de Purús, Atalaya y Coronel Portillo; específicamente entre las nacientes de los ríos Alto Purús y Yurúa, y en las cabeceras del río Tamaya e Inuya, en la cuenca del río Ucayali cercano a la frontera con Brasil.

¿Con quiénes trabajamos?

Trabajamos en cooperación con agencias del gobierno, organizaciones no gubernamentales, y comunidades y federaciones indígenas para fortalecer áreas protegidas y desarrollar la capacidad de conservación de los habitantes locales. Los programas de ProPurús son implementados por personal de ProPurús y cuenta con el apoyo de su organización hermana estadounidense Upper Amazon Conservancy (UAC).

COMPLEJO ALTO PURUS

Nuestras actividades en esta parte de la amazonía peruana, se encuentra ubicado en las cabeceras de los ríos Alto Purús y Yurúa. Consiste en un mosaico de 4.5 millones de hectáreas de áreas protegidas, territorios indígenas y comunidades tituladas, accesible sólo por avión. La región es una de las partes más remotas e inaccesibles del mundo, donde los ecosistemas se mantienen poco alterados, y sustentan algunos de los últimos grupos de indígenas en aislamiento voluntario que existen en el mundo.

El paisaje que forman estas comunidades y áreas protegidas tiene como núcleo al Parque Nacional Alto Purús que con sus más de 2.5 millones de hectáreas es el más extenso del Perú.  Cercano a este, se ubica la Reserva Comunal Purús (200,000 ha), el Parque Nacional del Manu (1.5 millones ha) y las Reservas Indígenas Murunahua (480,000 ha), Mashco Piro (816,057.06 ha) y Madre de Dios (700,000 ha). Adyacente a estas áreas protegidas, se encuentran las tierras tituladas de las comunidades nativas de las cuencas de los ríos Alto Purús y Yurúa cubriendo 500,000 hectáreas adicionales.  En la cuenca del Yurúa, hace poco y luego de más de 18 años de gestiones, logramos la declaración de la Concesión para Conservación Yurúa, la primera entregada para su manejo íntegramente a comunidades nativas.

En estas áreas, nuestro principal enfoque es el fortalecimiento de capacidades de líderes indígenas en temas de empoderamiento, organización y territorio; así como, el desarrollo de mecanismos del control y vigilancia de recursos, que permitan la sostenibilidad de estos importantes ecosistemas. La conformación de comités de vigilancia comunitaria y el soporte al manejo de los recursos forestales no maderables y los recursos pesqueros es parte fundamental de nuestro trabajo.  La promoción de la cultura indígena es parte de una estrategia integral para la defensa de los derechos de los pueblos indígenas de esta zona del Perú. Puedes conocer más sobre la problemática de Purús en el siguiente reportaje de nuestros aliados de  la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

El río Tamaya está ubicado en la margen derecha del río Ucayali. Sus cabeceras se encuentran en la frontera con Brasil. La zona del Tamaya carece de una adecuada presencia del Estado y sigue siendo invadida por madereros ilegales e invasores de tierras y equipos de exploración petrolera. El área está cada vez más amenazada por proyectos oficiales y no oficiales de infraestructura, incluyendo una serie de caminos emergentes que provienen de la tala ilegal.

Los territorios Ashéninka ocupan posiciones geográficamente estratégicas en esta cuenca, pero muchos permanecen sin título, como el caso de la Comunidad Nativa Ashaninka Nueva amazonia de Tomajao, que se encuentra con incertidumbre e impotencia, por no contar con autonomía legal para defender sus territorios ante la presencia de  madereros ilegales y zonas concesionarias que desarrollan sus actividades en áreas reconocidas para la Comunidad. El manejo sostenible de recursos naturales es esta zona, también es una prioridad, en bien a ello, se conforman y posteriormente capacitan a los Comités de vigilancia Comunal, para que sean los guardianes de sus propios recursos.

En esta cuenca se ubica el Área de Conservación Regional Imiría, que a pesar de las amenazas de invasión de sus tierras y depredación de sus recursos pesqueros, mantiene un enorme potencial para convertirse en un modelo de manejo de recursos y fortalecimiento de las comunidades nativas shipibo que se hallan en su ámbito.


ALTO TAMAYA

CUENCA DEL INUYA

El río Inuya es una zona estratégica en lo referente a la protección de indígenas en aislamiento, que alberga comunidades nativas de las etnias Amahuaca, Yaminahua y Ashaninka. En la parte media de la cuenca se encuentran ubicadas las Reservas Indígenas Murunahua y Mashco Piro, de altísima importancia para la protección de la población indígena. Esta cuenca está amenazada por taladores ilegales que quieren invadir los territorios comunales y las reservas indígenas.Nuestro enfoque en esta zona, se enmarca en el fortalecimiento y la conformación de Comités de Vigilancia Comunal, apoyo en el reconocimiento de Guarda parques Voluntarios, capacitación a la población en temas PIACI, titulación de las comunidades nativas y el manejo sostenible de recursos naturales. La protección de los pueblos indígenas en aislamiento de esta zona, son nuestra prioridad.